Una cláusula del contrato de Bale exigía decir que costó menos de lo que se pagó por él