La ‘clase’ de Benzema de cómo no hay que conducir: una mano en el móvil y otra en el volante