Clarence Seedorf tiene que perseguir el coche de Gareth Bale para saludarle