El zapatazo de Claesson, pegado al palo, al que no puede llegar el portero