El lamentable momento en el que un aficionado se ríe de la caída de un ciclista en vez de socorrerle