El chófer del FC Barcelona desmonta el retrovisor para que Piqué no vuelva a golpearse la cabeza, aunque no esté convocado

El retrovisor de Piqué