La Champions queda en manos de los jugadores: tendrían que aceptar jugar cada 48 horas