Once heridos, tres de ellos policías, tras una batalla campal en el AEK-Ajax con cóctel molotov incluido