Un trozo de césped de San Mamés, un regalo con mucha historia