La celebración más austera de Fernando Alonso: una botella pequeña de agua en vez de champagne