La prensa catalana ajusta cuentas con Sergio Ramos señalándole como un jugador violento