El caso del ‘noble tobillo’ de Godín