Casillas vuelve a ponerse las botas de futbolista seis meses y tres días después de sufrir un infarto