“¡Cariño, vamos!”: Las carreras de los culés que se habían ido para volver al estadio