Aranda iba a pagar a Borja Fernández con el dinero de la venta de uno de sus salones de juego en Málaga