Del cara a cara con Rubiales, a aterrizar en soledad en Madrid: las 24 horas más duras de Lopetegui