El cara a cara de José Castro, presidente del Sevilla, con un aficionado que le increpaba