Iker Casillas vivió una nueva y difícil primera jornada en el Santiago Bernabéu