Los cánticos de la grada de Belgrano celebrando la caída al vacío de un hincha avergüenzan a todo el fútbol argentino