El caño de Parejo que humilló a Carrasco y levantó al público en el empate de Mestalla