Varios aficionados del Valencia celebraron en Canaletas, lugar de los triunfos del Barcelona, su octava Copa del Rey