Abu Dabi firma la carrera más ajustada de la historia de la aviación en velocidad: tan sólo tres centésimas de diferencia