El campeón regala el título