Nadie le había derrotado hasta ahora: el campeón del mundo de bofetadas cede el trono a su compatriota ruso Vyacheslav Zezulya