El cambio de trayectoria de Gudelj, clave para que el gol fuera anulado correctamente