La caída de Federer abre la puerta a Nadal al número 1