El cachondeo y las bromas de los compañeros antes de la pedida de mano de Morata