El cabreo y las palabras de Griezmann no sentaron del todo bien en el Atlético