La Bundesliga regresa marcando la nueva normalidad en el fútbol: de chocar los codos para celebrar los goles a el marcaje en defensa