La guarida de Bukaneros en Vallecas: qué guardan y cómo meten las pancartas más radicales