El portero del Manlleu le propina una fuerte patada al colegiado después de anularle un gol