La brutal entrada de Thiago Motta a un rival que le costó la roja directa