El debut soñado de Brais Méndez: victoria y otra camiseta para la colección