Crónica del día más triste del baloncesto europeo tras la lucha entre FIBA y Euroliga