Biel Vargas, un niño que sufría una enfermedad similar a la de Antonio Puerta, cumple su sueño y entrena un día con el Sevilla