Misma pasión pero diferentes colores: Béticos y sevillistas recibieron al autobús de su equipo de manera espectacular