Una llamada de Florentino Pérez fue clave para traer el River-Boca al Santiago Bernabéu