La gran pifia de Berg ante el portero rumano: se lía con el balón entre las piernas