Piedras, bengalas y sillas: el partido de copa en Argelia que acabó en batalla campal