Bartomeu y las horas más tensas: ‘encerrado’ en el despacho y sin despegarse del móvil