Bartomeu y la directiva del Barça se sienten traicionados por Xavi tras no querer entrenar al equipo