Bartomeu tuvo que convencer a la directiva del Barça para dar continuidad al proyecto de Valverde