Bartomeu, cada vez más acorralado: sin apoyos, sin estrategia deportiva y sumido en la improvisación