Bartomeu veía acomodada a la plantilla y Quique Setién ya impone su mano dura: "Exigencia, trabajo e intensidad"