Barcelona y la otra cara del España – Albania: bares vacíos y poco interés en La Roja