El Barça extrema la seguridad para evitar una posible invasión de campo masiva en el Camp Nou