El Barça deja de hacer en público las piñas tras la división provocada por la marcha de Valverde: las harán en el vestuario