Lo que mal empieza... ¡acaba fenomenal!: Del Barça que cayó en Anoeta al del triplete