El banquillo del Real Madrid tiene dueño pero los aspirantes no dejan de sonar