Una bandera 'boicotea' la aplicación del VAR